Instalaciones “Landfill Free” de GM en Canadá, México y Sudamérica

General Motors anunció una expansión de su programa Cero BasuraLandfill Free– para todas las plantas de manufactura de la compañía. De este modo, las plantas de Canadá, México y América del Sur ahora reciclan, reutilizan y/o convierten en energía todos los desechos de las operaciones diarias, de modo que no se envían desechos a los rellenos sanitarios de ningún país.

General Motors inició su operación Landfill Free (Cero Basura) en el 2005 y, actualmente, 142 de sus establecimientos operan bajo esta certificación. Como consecuencia, GM recicla más residuos en todas sus instalaciones a nivel global que cualquier otro fabricante de vehículos. En Sudamérica, las instalaciones libres de residuos de la marca se encuentran en Ecuador, Colombia, Argentina y Brasil. Vale recordar que la planta de ensamblaje de GM en Quito fue la primera planta “Cero Basura” en el Ecuador.

La mentalidad Landfill Free (Cero Basura) es impulsada por nuestros equipos locales y sus esfuerzos por encontrar soluciones innovadoras y sostenibles que mejoren las comunidades donde vivimos y trabajamos“, afirmó Dane Parker, Vicepresidenta de Sitios de Trabajo Sostenibles de General Motors.

En la Planta de Ensamblaje de Oshawa y en el Centro Técnico Canadiense (Campus de Oshawa), los nuevos sistemas de contenedores de residuos, compost y reciclaje en cocinas y áreas de alto tráfico están mejorando la eficiencia del reciclaje. A través de los esfuerzos de liderazgo in situ y la participación de los empleados, el reciclaje de contenedores combinados ha mejorado del 45 al 80% desde 2016.

Las operaciones de América del Sur son similares; por ejemplo, la planta de General Motors, São Caetano do Sul, en Brasil, coloca contenedores de desperdicios en toda la instalación con bolsas de plástico utilizadas originalmente por un proveedor local para el envío de piezas. El proyecto evita enviar casi 8.000 bolsas de plástico al vertedero cada año.

En el caso de nuestro país, la planta ensambladora de GM OBB del Ecuador alcanzó este importante hito en el 2016 y, para convertirse en una operación Landfill Free (Cero Basura), la compañía desarrolló diferentes programas orientados tanto al manejo y tratamiento de los residuos, como también a sensibilizar y comprometer a sus empleados. Actualmente el 100% de los residuos orgánicos son enviados para compostaje y producción de abono; 40% de los residuos considerados peligrosos co-procesados, mientras que otros elementos reciclables y de difícil aprovechamiento son tratados por un gestor ambiental y convertidos en materia prima para exportación y re-uso como materia prima, o revalorizados en mercados locales.

Estamos convencidos de que, el éxito de nuestra operación se basa en la confianza y que el verdadero crecimiento de nuestra compañía es sólo posible en la medida en que éste aporte también al crecimiento del entorno y de las comunidades donde trabajamos”, mencionó Marcel Querotti, Director de Manufactura de GM OBB del Ecuador.

GM en todo el mundo utiliza una serie de estrategias para alcanzar sus objetivos de sostenibilidad corporativa, pero su filosofía principal es pensar en los residuos como un recurso fuera de lugar, y las instalaciones “Cero Basura” lo demuestran. En este sentido, John Bradburn, Gerente Global de Reducción de Residuos de General Motors dijo: “No vemos las cosas como son, sino como podrían ser“.

La reducción de residuos también mejora la productividad, calidad, eficiencia y el rendimiento. Por este motivo, GM fusiona sus esfuerzos ambientales con sus objetivos de sostenibilidad de fabricación. Como resultado, GM genera una compañía más sostenible preparada para ofrecer productos a clientes globalmente”.

A.M.

Revista de la Industria Automotriz, deportes y actividades afines.