Riesgos de los transportistas y cómo prevenirlos

Los riesgos y enfermedades laborales dentro del transporte pesado merecen una atención muy especial por parte de los conductores que se dedican a esta actividad, con el fin de prevenir posibles accidentes y/o futuras dolencias de salud. Se describen a continuación los principales riesgos a los que están expuestos los transportistas ecuatorianos así como la forma de prevenirlos, con el objetivo de contribuir a su seguridad y cuidado de su salud:

Sobre la seguridad industrial en el Transporte Pesado:

  • David Álvarez, técnico de Seguridad Industrial de Teojama Comercial, explica que los transportistas en general y sobre todo los de transporte pesado, están expuestos, especialmente, a siete tipos de riesgos laborales:

○   Riesgos físicos: Son todos los factores externos o del medio a los que están expuestos los conductores, tales como: ruido, calor, frío, radiaciones no ionizantes (rayos solares), humedad, entre otros. Estos factores pueden afectar la salud de los conductores profesionales, por ejemplo, al salir del camión hay cambios bruscos de temperatura que pueden promover resfriados.

○   Riesgos químicos: Incluye los gases que genera el combustible de las unidades, polvo, manejo/manipulación de productos químicos de uso automotor.

○   Riesgos ergonómicos: Se relaciona a las posiciones corporales forzadas del trabajo y el tiempo al que los trabajadores están sometidos en esas posiciones. En el caso del transporte pesado, los conductores pasan sentados mucho tiempo durante los viajes, a veces sobrepasan las seis horas, lo cual provoca tensión en los músculos.

○   Riesgos psicosociales: Tiene que ver con los factores sociales, como si el conductor tiene o no el suficiente tiempo o dinero para la comida, tiempo y calidad de sueño/descanso, problemas de deudas que pueden preocupar a los conductores, entre otros.

○   Riesgos mecánicos: Se relacionan a los riesgos producidos por el manejo del equipo mecánico, en este caso de los automotores, tales como: caídas al bajarse del bus o camión, choques, entre otros.

○   Accidentes mayores: Generados por sismos, derrumbes, incendios de las unidades. Los conductores deben saber cómo actuar si se presentan estos casos.

○   Biológicos: Se relacionan con la contaminación de los alimentos, la higiene y aseo de las manos de los conductores, la disponibilidad de baterías sanitarias, entre otros.

○   Manejar con ropa ligera y cómoda, utilizar calzado cómodo y antideslizante.

○   Evitar los cambios bruscos de temperatura al ingresar y salir del vehículo; realizar un período de aclimatación previo a la salida del vehículo.

○   Utilizar protector solar o en su caso gorra.

○   Hidratarse de manera adecuada y con agua fresca.

○   Contar con un envase con agua limpia y jabón para el aseo de las manos.

○   Desinfectar regularmente con alcohol el volante y limpiar el área de conducción, para evitar la presencia de bacterias.

○   Evitar escuchar la radio con volumen muy alto, más aún si ya existe presencia de ruido considerable en la cabina del vehículo.

○   Mantener en buen estado el ajuste de partes, tuercas y tornillos que pueden provocar caídas, atrapamientos, enganches, etc.

○   Cumplir de manera obligatoria el mantenimiento mecánico del vehículo y estado de frenos, neumáticos, luces, mandos internos y otros que los técnicos automotrices recomienden.

○   Mantener en buen estado, ordenado y limpio, el lugar de conducción, evitando acumulación de objetos y basura, retirando lo innecesario y limpiando frecuentemente antes del inicio de la conducción. Un ambiente de trabajo limpio, provoca motivación y productividad.

○   Realizar pausas activas, haciendo movimientos corporales, extensión y contracción de dedos, muñecas, brazos, hombros, espalda, piernas, etc., con el objeto de evitar posiciones forzadas por largo tiempo, que suelen ser las causantes de dolores y malestares. Realizarlas, con precaución, de preferencia durante las paradas en semáforos y en paradas de descanso.

○   Evitar conducir con la puerta del bus abierta, para que no ingresen los gases de combustión provenientes del medio ambiente o de otros vehículos.

○   Para combatir el sueño en la ruta de conducción, se debe realizar descansos cada dos o tres horas y, lo más importante, descansar más temprano el día anterior para tener un sueño completo y reparador. Evitar comidas copiosas, pesadas o abundantes. NO consumir bebidas alcohólicas. Evitar escuchar música muy relajada. Ventilar adecuadamente el área de conducción. Evitar fumar. En caso de sueño eminente realizar paradas frecuentes, o descansar entre 15 a 30 minutos. Es esencial extremar estas medidas mientras más edad tengan los conductores, puesto que los efectos de la somnolencia son más intensos a mayor edad.

○   Portar extintores en vigencia y en buen estado, plenamente recargados y de características acordes al tipo de vehículo y de materiales o mercadería que se transporte, así como de los que esté construido el vehículo.

○   Obtener los permisos necesarios para el caso de transporte de materiales peligrosos o químicos.

○   Conducir de manera responsable y evitar problemas con otros conductores, autoridades, pasajeros y peatones.

○   Conducir respetando todas las normas de tránsito.

○   En el aspecto psicológico, mientras se conduce evitar recordar problemas personales, laborales u otros que pueden restar la concentración y provocar accidentes.

○   En caso de sismos, detenga el vehículo lentamente y estacione en un lugar seguro, libre de postes, árboles, semáforos, edificaciones o pendientes que puedan desprender objetos.

○   En caso de situaciones de emergencia graves o médicas comuníquese inmediatamente con el ECU 911.

○   Practicar regularmente deportes, actividades físicas y de descanso o esparcimiento, lo que permite conservar un buen estado de salud, física y mental.

Salud ocupacional en el transporte pesado:

  • Toda exposición o riesgo existente dentro de la actividad conductiva profesional, puede derivar en enfermedades laborales, por lo que Ruth Gavilanez, médico ocupacional de Teojama Comercial, recomienda cuatro exámenes o controles médicos básicos que deben realizarse los conductores cada año, de manera preventiva:

○   Radiografías de vértebras cervicales, dorsales y lumbares: Debido a que los conductores de transporte pesado suelen estar sentados más de 8 horas diarias frente al volante, es importante evaluar la estructura de la columna vertebral,mucho más si los conductores también realizan actividades de carga y descarga.

○   Audiometría: Es un control del correcto estado auditivo de los trabajadores.

○   Espirometría: Mediante este examen se evalúa la función pulmonar, considerando que los conductores están expuestos a los diferentes gases que emite el parque automotor.

○   Test EPSWORT: Es un test de sueño, que permite determinar si una persona es propensa a quedarse dormida mientras maneja a través del análisis de diferentes variables, tales como: si se queda dormido al leer un libro o al mirar el televisor, horas en las que concilia el sueño, entre otras.

Auto Magazine

Revista de la Industria Automotriz, deportes y actividades afines

A %d blogueros les gusta esto: