Primer bus eléctrico ya circula en Quito

Foto: Ecuador TV

Se trata de un bus articulado eléctrico que operará en el corredor Central Norte, que parte desde la estación de la Ofelia. El alcalde Mauricio Rodas abordó esta moderna unidad, quien anunció que éste es el inicio de la transformación del Sistema Metropolitano de Transporte que busca que poco a poco las unidades de transporte público y municipal sean remplazadas por buses eléctricos, no contaminantes y silenciosos.

El burgomaestre de la Capital, indicó que la puesta en operación del bus articulado eléctrico marca la pauta de lo que el Municipio busca para concretar la visión de una movilidad sostenible que brinde servicios de calidad pero que sea amigable con el medio ambiente.

El primer paso para hacer realidad la transformación del transporte en Quito es el inicio de estas pruebas. Este bus se movilizará por el Corredor Norte y permitirá evidenciar el funcionamiento de este tipo de vehículos en la altura de la ciudad. El Alcalde señaló que esta es una demostración clara de lo efectivo que es establecer un mecanismo de cooperación público-privada que busca avanzar en la aplicación de nuevas tecnologías limpias para el transporte en el Distrito.

Las operadoras del transporte público en Quito, tienen una gran oportunidad, al poner en marcha este tipo de proyectos utilizando nuevas tecnologías limpias dando un ejemplo a otras operadoras. Felicito a la operadora por este hit y espero que siga incorporando más unidades en su flota”, indicó el Alcalde de la ciudad capital, quien recordó que está en marcha la discusión de un nuevo contrato de operación para el Corredor Central Norte y uno de los aspectos fundamentales será la incorporación de unidades eléctricas, por lo que aspira a que las demás operadores del Distrito apunten por la incorporación de este tipo de unidades y felicitó a la empresa BYD por confiar en Quito para probar esta unidad eléctrica.

Una de las metas planteadas por la administración actual es que para el año 2020 el Centro Histórico cuente con servicio de transporte eléctrico, no contaminante, aportando de esta manera a preservar la enorme riqueza monumental y arquitectónica de esta zona de la ciudad.

En el camino de fortalecer el Sistema de Transporte Público se está construyendo la línea Uno del Metro de Quito, que registra un 50% de avance. Además, se fortaleció el Sistema Trolebús con la incorporación de 80 nuevos buses biarticulados; se realizó una reestructuración de las 44 paradas; se incorporó 5 kilómetros de nuevas ciclovías; se realizó la ampliación de cuatro kilómetros de la Ecovía hasta Guamaní y a esto se sumará la construcción del Sistema Quito Cables, de la Roldós a la Ofelia.

El director del Corredor Central Norte, Ney Yépez, indicó que en concordancia con las políticas de la administración del alcalde, esta empresa privada que tiene la operación de este corredor, como hace trece años cuando fueron los primeros transportistas privados, este día ponen en operación a prueba un bus articulado eléctrico fabricado por la empresa BYD, como un homenaje a la Capital de los ecuatorianos.

Hoy ponemos al servicio de la ciudad y a partir del 11 de diciembre, la operación de este bus eléctrico en el Corredor Central Norte; unidad que tiene autonomía para circular en la altura, y vencer las pendientes de Quito”, dijo Yépez.

Jorge Burbano, gerente de BYD Motors, indicó que esta empresa trabaja para hacer realidad el sueño de que el transporte público no contamine, sea cómodo, moderno y no haga ruido. ”Estoy muy contento de que Quito implemente desde este viernes 1ro de diciembre la operación del primer bus articulado 100% eléctrico a batería. Este bus fue diseñado exclusivamente para esta ciudad, que tiene capacidad para 160 pasajeros”, dijo.

Este bus eléctrico funciona con seis paquetes de baterías, que producen una potencia de 360KW/h, que equivale a 482 HP (caballos de fuerza); la vida útil de las baterías es de 15 años, y requieren de tres horas para recargarse.

Además, esta unidad cuenta con seis cámaras de monitoreo, puertas inteligentes que no se abren mientras el bus está en movimiento; al ser eléctrico no genera ruidos, tiene asientos ergonómicos, elimina focos de calor, no contamina con CO2 la atmósfera, evitando la emisión anual de 160 toneladas y un consumo de 16.000 galones de combustible por unidad, y los costos de mantenimiento con respecto a las unidades a diésel, se disminuye en un 50%. (Quito Informa)

A.M.

Revista de la Industria Automotriz, deportes y actividades afines.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: