Mercado automotriz ecuatoriano cerraría 2017 con 74.000 unidades

Ensambladora CIAUTO (Great Wall, Zotye) en Ambato (Foto: Andes)

“La industria automotriz ecuatoriana es optimista.  Piensa que el 2017 será un año de recuperación.  Así quedó en claro en la reunión en la que la Cámara de la Industria Automotriz Ecuatoriana (Cinae) hizo un balance del último año y proyectó sus números para este ejercicio.

Cuatro ensambladoras producirían casi 38.000 vehículos (+30%)

La Cámara de la Industria Automotriz, durante la presentación del primer anuario elaborado por el gremio, indicó que este sector prevé que el mercado crecerá del 16% al 19%, con una producción nacional de 37.821 vehículos este año y ventas cercanas a las 74.000 unidades, incluyendo importados.

Datos de la Cinae muestran que el ensamblaje de vehículos y la exportación se contrajeron, a la par de la economía.  A esto hay que sumarle una de las ‘quejas’ del sector automotor, en el sentido de que la apreciación del dólar y el pago de aranceles para la importación de partes han encarecido sus productos.

La Cinae reportó que la producción alcanzó las 79.616 unidades en el 2012, pero que en el 2015 bajó a 50.584 y en el 2016 se ubicó en 29.000.  En cuanto a la exportación, en el 2012 registró 23.386 unidades, en el 2015 bajó a 3.274 y en el 2016 solo fueron 742 unidades.  Cabe recordar que el principal cliente en las exportaciones ecuatorianas era el mercado automotor venezolano pero el régimen de Caracas cerró las fronteras a las importaciones, afectando sustancialmente a las industrias automotrices de Argentina, Brasil, Colombia y Ecuador.

El gremio automotriz ecuatoriano viene buscando cerrar, antes de que termine el actual gobierno, varios acuerdos para fijar una política arancelaria que mejore las condiciones de la industria.

La propuesta de los productores y autopartistas es, entre otros cambios, que bajen los aranceles de importación de la materia prima usada para el ensamblaje de autos, a cambio de una mayor integración de elementos nacionales en los productos.

Así, quien tenga mayor porcentaje de integración nacional pagará menos aranceles.  Agregó que la idea es crear una tabla arancelaria que arrancaría con 13% de integración para, en dos años, subir ese mínimo a 16%.  Este tipo de medidas son “urgentes” a raíz de que se concretó el acuerdo multipartes con la Unión Europea, y que contempla que los vehículos europeos ingresarán al mercado ecuatoriano sin aranceles en hasta 7 y 10 años.  De esta manera y dentro de cinco años, el auto europeo pagará 15% de arancel, que es el mismo que la industria nacional paga por las partes.  En ese momento ya no habría posibilidad de competir. Si la actual política arancelaria continúa, en años posteriores se dará un fenómeno llamado “protección inversa”.

Tal situación ya ocurre con los automotores que provienen de Colombia.  Se lamenta que los carros armados desde el vecino país llegan a Ecuador con 0% de arancel, mientras que la industria nacional debe cancelar 15% por la importación de partes.

Cuatro ensambladoras de vehículos establecidas en Ecuador prevén producir este año unas 37.821 unidades: GM OBB (Chevrolet), Aymesa (Kía y JAC), Ciauto en Ambato (Great Wall y Zotye) y Fisum (Volkswagen Amarok).

El número de unidades, si bien es mayor en un 30% que las 29.064 producidas en el 2016, representa una cifra igual al promedio de los dos años más bajos para la industria”. (Motor/Cinae)

A.M.

Revista de la Industria Automotriz, deportes y actividades afines.