El nuevo Mazda MX-5 2019

El primer Mazda MX-5 se presentó al público el 9 de febrero de 1989, con motivo del Salón del Automóvil de Chicago y causó sensación…

Los diseñadores e ingenieros de Mazda habían creado un biplaza descapotable con motor en posición delantera longitudinal y tracción trasera, suspensiones de doble trapecio, una perfecta distribución del peso al 50:50 entre los dos ejes y bajo momento de inercia. Todo para una agilidad máxima y a un precio asequible. Se convirtió instantáneamente en un éxito a escala mundial.

¿Cuál fue el secreto de ese éxito? Que el Mazda MX-5 tendió un puente entre generaciones. Por un lado, su atractivo conquistó al instante a los conductores que conocían de primera mano los míticos deportivos europeos de los 50 y los 60. Y, por otro, también se supo ganar a toda una nueva generación de conductores más jóvenes que casi no podían creer que cupiera tanta diversión en un pequeño vehículo de apenas 955 kg*, con una motorización modesta pero extraordinariamente ágil.

En los años que siguieron, los principios esenciales del Mazda MX-5 se preservaron meticulosamente. Tanto fue así que, en los modelos de segunda (1998), tercera (2005) y cuarta (2015) generación —incluido el Mazda MX-5 RF de 2016—, una de las consignas era que la inconfundible silueta de este automóvil resultara reconocible al instante a 100 metros de distancia.

Cuando, en mayo del año 2000, la producción llegó a 531.890 unidades, el pequeño Mazda entró en el Libro Guinness de los récords como el roadster biplaza más vendido de todos los tiempos. La producción total rompió la barrera del millón de unidades en abril de 2016 y el certificado Guinness se puso al día. Al día de hoy (2018), las ventas totales del Mazda MX-5 ascienden a más de 1’055.000 unidades**.

A lo largo de sus 29 años de historia, el Mazda MX-5 ha recibido más de 280 premios en todo el mundo. Estos años no son solo el relato de la búsqueda incansable de una sensación de conducción única, en la que el conductor y su vehículo se funden en una misma entidad; también son un testimonio del largo camino que ha llevado a Mazda a crear un placer de conducción con un estilo inconfundible.

El Mazda MX-5 de cuarta generación se desarrolló bajo el concepto “Disfrutar del momento, disfrutar de la vida”.

Tras la presentación del modelo de capota blanda en 2015, a finales de 2016 se añadió a la gama otra versión, esta vez con techo rígido eléctrico: el Mazda MX-5 RF. Gracias a estas dos personalidades contrapuestas, el Mazda MX-5 acerca el placer de conducir un descapotable a un público más amplio, manteniendo intacta la emoción inimitable de la experiencia Jinba Ittai, la seña de identidad de Mazda.

* Modelo de 1ª generación con motor 1.6 l

** A 31 de mayo de 2018

A.M.

Revista de la Industria Automotriz, deportes y actividades afines.