Diez técnicas de conducción defensiva

Con el propósito de generar una cultura de prevención en los conductores, se expone a continuación una serie de técnicas útiles para aquellas personas que conducen en el día a día, con el fin de generar conciencia y contribuir a una disminución de los accidentes de tránsito en las calles y vías del país.

La falta de atención al conducir, el exceso de velocidad, el irrespeto a las señales de tránsito y la conducción bajo la influencia de alcohol o estupefacientes, son algunas de las razones que señala la Agencia Nacional de Tránsito como principales motivos de choques, lesiones y muertes. Todas estas causales se podrían evitar si se pone en práctica unas cuantas técnicas de conducción defensiva, que no son más que los principios básicos para todo piloto responsable.

  1. Asumir el control

El primer paso para ser un conductor defensivo es reconocer que tú controlas cómo manejas. Eso quiere decir que depende de ti y no de los demás usuarios de las vías el darle prioridad a tu seguridad. Es así que, se debe usar el cinturón de seguridad, no manejar con agresividad y mantener completa atención en la conducción, eliminando los factores de distracción, es nuestra obligación.

  1. Visualizar todo lo que sucede a tu alrededor

Escanear el camino es otro hábito de los conductores defensivos. Esto implica no solo ver al frente, sino usar constantemente los espejos laterales y el retrovisor para saber lo que sucede alrededor. No se trata de casualmente dar un vistazo, sino de hacerlo con frecuencia y con anticipación para ver todo lo que se aproxima: autos, bicicletas, motos, peatones e incluso animales.

  1. No pegarse al auto de adelante

Se debe dejar un espacio de dos a tres segundos entre tu auto y el vehículo de adelante. Tener este colchón de tiempo permitirá reaccionar ante cualquier situación inesperada.

  1. Tener precaución con los vehículos pesados

Poner atención a los vehículos grandes como tanqueros y camiones de carga, y evitar manejar delante de ellos o a sus costados. Son particularmente peligrosos aquellos con cargas muy pesadas y que no se ven bien aseguradas.

  1. Controlar la velocidad

Esto no solo quiere decir que se mantenga el auto dentro de los límites permitidos. Considera que la velocidad debe ser acorde a las condiciones externas, ambientales e incluso personales; lo que, por ejemplo, significa que en un camino mojado o con poca visibilidad, el límite máximo de velocidad es “muy rápido” para el común de los conductores y vehículos, y seguramente no permitirá reaccionar con el tiempo y distancia suficientes.

  1. No distraerse

Un conductor distraído definitivamente no es un buen conductor y menos uno defensivo. Cualquier cosa que “quite tu cabeza” del acto de manejar es una distracción y deberá evitarse; eso incluye: usar el celular al hacer o contestar llamadas o mensajes, comer, maquillarse, acicalarse, abrazarse, buscar una canción o emisora en la radio, sacar cosas de la guantera, tratar de acomodar un espejo o cosas sueltas en la cabina, fumar, conversar distraídamente, etc.

 

  1. Planear la ruta

Para evitar un trayecto demasiado largo y potencialmente peligroso, se debe planificar el camino con anticipación considerando el clima, la hora, el tráfico y las condiciones de la vía. Los sitios web locales, la radio e incluso las aplicaciones para smartphones pueden proporcionar la información necesaria para evitar al conductor caer en un embotellamiento, mejor aún y sobre todo antes de subirse al auto.

  1. Evitar a los conductores agresivos

Puede ser frustrante tener que hacerse a un lado para dar paso a un mal conductor, pero esa es la opción más segura. Si se tiene a un apurado detrás “que se cree piloto de fórmula uno”, es prudente cambiarse de carril y dejarlo pasar.

  1. Mantener el auto en las mejores condiciones

No es posible realizar una conducción inteligente y defensiva si las llantas están lisas, los frenos están gastados o el parabrisas, los espejos y las luces están sucias o en mal estado. Se debe tener en cuenta que el mantenimiento regular del auto puede mejorar significativamente su desempeño en las vías, especialmente en situaciones peligrosas.

  1. Toma un curso

No hay nada de malo en buscar la guía de profesionales, incluso si se lleva manejando por muchos años. Si se interesa por aprender más sobre conducción defensiva, existen varias organizaciones que ofrecen cursos avanzados en nuestro país.

Destacados:

  • Según cifras de la Agencia Nacional de Tránsito (ANT), la falta de atención al conducir, el exceso de velocidad, irrespetar las señales de tránsito y conducir bajo la influencia del alcohol o estupefacientes son los principales motivos de siniestros en Ecuador.
  • Controlar la velocidad, visualizar todo lo que sucede alrededor, no pegarse al auto delantero y evitar distracciones, son algunas de las técnicas que permitirán evitar accidentes en las vías. (Liberty Seguros, AM)

A.M.

Revista de la Industria Automotriz, deportes y actividades afines.

A %d blogueros les gusta esto: