Denuncian bajos estándares de seguridad vehicular

Las zonas sombreadas son las áreas reforzadas en Europa

«Las normas sudamericanas siguen siendo menos estrictas que las europeas«. Un estudio publicado por la empresa consultora brasileña Kelly Blue Book advirtió recientemente hasta qué punto las autoridades en materia de seguridad automotriz sudamericanas son más permisivas y menos estrictas que sus homólogas en Europa, usando un producto de difusión masiva en Brasil y su equivalente europeo como ejemplificación.

La ejemplificación del estudio revela que varios productos brasileños (para el caso) no podrían ganar ni una sola estrella si son sometidos a los test de seguridad Euro NCAP, “entre otras cosas porque no llevan barras de protección laterales”.

El informe denunció que “hasta los años ’90, las barras laterales se usaban en Brasil, pero luego eso cambió y ahora ya nadie habla al respecto, así que la tendencia fue irlas eliminando de los diferentes productos sin que nadie se dé cuenta”.

En el caso del modelo usado como ejemplo, Kelly Blue Book lamenta que “habiendo sido concebido en Brasil y vendido en Europa, haya tanta disparidad entre las versiones para un mercado y otro en materia de seguridad”.

Entre otras cosas, el informe hace notar como la versión europea del producto “fue sometida a seis pruebas: impacto frontal, impacto frontal total, impacto lateral, impacto contra un poste, caída libre y atropellamiento”.  La versión brasileña solo es sometida, por las normas locales, a los choques laterales y frontales. 

Comparar el desempeño de ambas versiones en estos test revela un comportamiento sustancialmente diferente.  El impacto frontal tiene consecuencias más o menos parecidas, pero en el test de choque lateral la desigualdad es más evidente”, dice el informe.

Otras diferencias tienen que ver con la reacción del cuerpo humano dentro del carro:

La versión europea protege todo el cuerpo de sus ocupantes en un impacto lateral, pero en la versión brasileña la protección del tórax es muy pobre.  Por decirlo de otro modo: en caso de choque, el pasajero del carro europeo sale por su propio pie, y el pasajero del carro brasileño también sale, ¡pero directo al hospital!  Eso, si tiene suerte y no va al cementerio”.

Parte de las diferencias se deben a que “los autos traen en Europa una dotación completa de bolsas de aire, incluso en sus versiones básicas, pero esto no existe en Brasil, a veces ni siquiera como opción” (en Ecuador se exige dos air bag, para conductor y pasajero delantero. NdR).  Otro factor es “la mayor robustez del poste B en los autos europeos, según imponen las normas ahí”.

Al consultar al fabricante del auto usado como ejemplificación, Kelly Blue Book recibió como respuesta que “este modelo se encuentra disponible para Brasil desde 1997 y cumple integralmente con la legislación brasileña.  También ofrece de serie diversos equipos que exceden las exigencias locales como el control de frenada (EBD, por sus siglas en inglés), los anclajes ISOFIX para sillas de bebé, el apoya cabezas, cinturones de tres puntos en los asientos traseros y alertas sonoros de uso del cinturón de seguridad en el asiento del conductor”.  La situación al respecto es similar en otros vehículos de otras marcas.

La diferencia en la dotación de seguridad entre los autos sudamericanos y los europeos obedece a consideraciones de costos. El comprador no valora la presencia de los elementos de seguridad y no le gusta pagar por ellos. Por eso, las marcas se limitan a ofrecer lo que exige la ley; lo cual no es justificativo suficiente como para dejar de lado el estar al día en materia de seguridad para preservar la vida e integridad de seres humanos, en países donde la siniestralidad vehicular es altísima. (Fuente: Guía Motor)

M.G. / AUTO Magazine

Desde 2004. Revista de la Industria Automotriz, deportes, servicios y afines.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.