¿Cómo elegir las llantas con el labrado correcto para tu vehículo?

Existen varios tipos de labrado en los neumáticos y estos tienen una funcionalidad específica según el uso para el que fueron diseñados y el tipo de vehículo al que están destinadas. El mercado ofrece un sinnúmero de opciones, pero lo más importante es que el conductor no las escoja por su apariencia o valor, sino por los beneficios inherentes a cada modelo.

Además, hay que considerar que las llantas son el soporte del vehículo y el estado de las mismas es fundamental para su buen funcionamiento. Por esta razón y anticipándonos al feriado que está por iniciar en el país, se comparte esta guía para elegir el labrado correcto.

Jorge Luis Vivanco, especialista de producto de Casabaca, nos ayuda y explica que, lo primordial para elegir el labrado correcto del neumático es analizar para qué tipo de vehículo son y el uso al que estarán destinadas. Por ello recomienda las siguientes opciones, para:

Vehículos familiares y de paseo:

  • Se debe elegir el labrado Highway Terrain (H/T) que está diseñado principalmente para rodar dentro de la ciudad y/o carreteras asfaltadas en buen estado.
  • O el labrado All Terrain (A/T) diseñado 50% para ciudad y 50% para malos caminos, como: empedrados, montañosos, camino destapados (lastrados, de tierra). Éste tipo de labrado se lo conoce como labrado mixto.

Vehículos de carga o trabajo:

  • Para este tipo de vehículo se debe utilizar neumáticos con un índice de carga alto. Estos datos los podemos encontrar al costado de la llanta.
  • También se puede utilizar el labrado Mud Terrain (M/T), diseñado específicamente para lodo y malos caminos. Los modelos que más lo usan son las camionetas y los vehículos 4X4. “Su desgaste es mucho más rápido en carreteras asfaltadas o lisas; además, no brindan una buena experiencia dentro de la ciudad”, comentó Vivanco.

Hay que destacar que el labrado no debe llegar a ser menor a 1,6 milímetros para autos pequeños y 2 milímetros para vehículos pesados. Esta es una recomendación que se debe tomar en cuenta por la seguridad de sus ocupantes y es algo muy fácil de determinar.

En el medio del labrado hay una línea, que es el medidor de seguridad; cuando el dibujo de los cauchos llega a este indicador hay que cambiar el neumático y esto es muy fácil de observar solo acercándose a la llanta”, agrega el especialista.

Además, como explica Vivanco, si se usa un neumático que no es el adecuado para el terreno donde casi siempre se circula, este se desgastará más rápido.

Asimismo, cuando modificamos la medida del neumático a una mayor, el consumo de combustible aumenta y en algunos casos el rendimiento del vehículo se puede ver afectado, así como algunas de sus partes o componentes.

Llanta de emergencia:

La llanta de emergencia es de vital importancia. Esta es la ‘salvadora’ de muchos apuros, siempre y cuando esté en buen estado. Se la debe revisar constantemente, más aún si se va a salir de viaje. Muchas veces por tenerla guardada y sin uso se piensa que está en óptimas condiciones, pero cuando se la requiere se la suele encontrar con inflado deficiente, y por tanto sin la presión indicada de fábrica. El neumático de emergencia debe ser el indicado para el tipo de vehículo que se conduce, por esto es fundamental que si se lo repone deba ser con uno de iguales características al que vino de fábrica.

A.M.

Revista de la Industria Automotriz, deportes y actividades afines.